Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

  • AFAN Y ANSIEDAD

    ESTIMADOS HERMANOS:

    TENIENDO LA POSIBILIDAD DE EXPONER NUESTRA VIDA TAL Y COMO ES A TRAVES DEL BLOG ES QUE COMPARTO CON LOS LECTORES

    UNA SERIE DE 5 PREDICAS QUE ME HA ESTADO AYUDANDO EN ESTE TIEMPO DE PRUEBA.  LA SERIE SE LLAMA "EL AFAN Y LA ANSIEDAD"

    Y FUE PREDICADA EN 1995, PERO REALMENTE NO HA PERDIDO VIGENCIA Y EL AUDIO ES MUY BUENO.

    EL PREDICADOR ES "Sugel Michelen" Y RECOMIENDO QUE LO BAJEN Y LO ESCUCHEN YA QUE ESTOS TEMAS ESTAN RONDANDO TODO

    EL TIEMPO LA VIDA DE LOS CREYENTES.

    BASADOS EN LA ENSEÑANZA DEL SERMON DEL MONTE DONDE JESUS A LOS DISCIPULOS LES DICE "NO OS AFANEIS..."

     

    LINK PARA DESCARGA DE LA SERIE (RECUERDA QUE SON 5):  https://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?SID=710081156572

  • SUMO GOZO

    ¿Es posible experimentar el sumo gozo del que habla Santiago cuando estamos en medio de una dificultad? (Santiago 1:2)

    Esa pregunta es la que yo mismo me estoy haciendo.  
    Porque estoy en medio de una prueba en mi salud ya por tres días y aun me cuesta encontrar donde está ese gozo del que habla Santiago.

    Pero lo dice la Palabra de Dios y la han escrito hombres que realmente sabían lo que estaban diciendo.

    Me anima pensar que Santiago no escribiría semejante declaración que sostendría a millones de cristianos sin saber lo que significaba realmente sentir gozo en medio de una prueba.

    ¿Cuál es la prueba que estás pasando?

    ¿Es la salud? ¿Son las Finanzas? ¿Problemas Familiares?

    Es realmente difícil pero no imposible creer en que puede haber gozo en esta situación difícil.

    Mientras atravieso la prueba estoy descubriendo que el camino al gozo no es tan directo ni tan automático, sino que demanda de que nosotros primero eliminemos algunos escollos, y el mas importante se encuentra en la mente. 

    No podremos experimentar ese gozo a menos que saquemos de la mente todas y cada una de las mentiras o verdades exageradas que solemos albergar.

    Estoy descubriendo que la mente va muy acelerada cuando estamos en la prueba. Vemos cosas que no son como si fuesen pero eso no es fe, sino todo lo contrario. 

    Estamos con algún síntoma de enfermedad y ya pensamos que vendrá lo peor.
    Tenemos un problema financiero y ya pensamos que iremos a la bancarrota y hasta nos vemos mendigando el pan.
    Surge un problema familiar y ya vemos la soledad que nos asedia y la depresión nos abruma.

    Verdad que Dios usa estas pruebas para aumentar nuestra fe, pero sobre todas las cosas las permite para evidenciar donde esta puesto nuestro corazón, la prueba muestra donde estábamos sintiéndonos más seguros... Dios a menudo se toma el derecho de tocar eso.

    Creías que tenias la vida comprada y vivías como si siempre estarías en esta tierra, quizás esa prueba en tu salud ahora te esté demostrando cuan frágiles somos y cuanto dependemos del Creador.

    Y en las finanzas te iba bien, tenias dinero de sobra y ahora falta, ¿Qué siente el corazón? Como podré afrontar los compromisos. Como daré la cara ahora cuando he vivido con tanta soltura económica y me he gloriado en mis logros. Estas en un país extranjero al cual fuiste a buscar la bendición económica y ahora piensas con que cara vas a volver.

    Muchos nos sentimos orgullosos de nuestras familias, hoy un hijo se aparta del camino del Señor, un marido deja a su mujer... ¿Qué haremos ahora? 

    Entiendo que experimentaremos el sumo gozo una vez que comprendamos que Dios tiene todo el derecho de probarnos porque esa es la manera con la que puede redirigir nuestra fe hacia El.

    Hermano, si tienes salud es por y para El.
    Si tienes un buen ingreso económico es por y para El. 
    Si tienes un familia ponla en las manos de Dios, no intentes andar por ahí siendo la familia ejemplo, entrégalos al Señor para que los cuide y enseña a tus hijos a que dependan solo de El. Esposa ama a tu esposo, esposo ama a tu esposa, padres amen a sus hijos y cúbranlos con la sangre de Cristo.

    Hermano el sumo gozo recién llegará cuando dejemos de pensar que vendrá cuando estemos sanos, o cuando nos devuelvan el ingreso perdido o bien cuando nuestra familia se reúna nuevamente. Debemos tener la certeza de que el gozo sólo lo provee Dios.

    Que Dios te bendiga.

    Gustavo Furnier