Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

  • GENTILES

    Saulo de Tarso fue llamado para la difícil la labor de pregonar y padecer por el evangelio, (Hechos 9:16), si bien no estuvo físicamente con Jesús, su encuentro con El fue tan tremendo que cambió radicalmente su vida y sus aspiraciones. Fue por medio de ese encuentro que Saulo se convirtió en el Pablo que hoy todos conocemos y admiramos. 

    Su llamamiento fue claro y consistía en llevar el evangelio en presencia de los gentiles, de los reyes, y de los hijos de Israel (Hechos 9:15).

    Hoy en día cuando consideramos su despliegue comprendemos que cumplió perfectamente cada una de las fases de su ministerio. Pero hay algo que realmente podemos destacar de su obra y es el hecho de haber llevado el mensaje del evangelio a un pueblo gentil, aquellos que por naturaleza estaban excluidos de esa honra.

    Corinto, Galacia, Tesalónica, Filipos, Colosas, entre otros nos dan cuenta de la poderosa obra evangelística que este gran hombre de Dios realizó a favor de aquellos que no provenían de raíces judías.

    Sabemos que cada vez que Pablo arribaba a una ciudad inmediatamente buscaba una sinagoga y cuenta la Palabra que allí discutía por semanas con ellos, en la mayoría de los casos la concurrencia quedaba dividida, pero de una manera u otra quienes eran "su pueblo", los de su propia "sangre" lo rechazaban, lo apedreaban y en muchos casos lo expulsaban de sus ciudades, mientras que algunos gentiles creían.

    Hoy las cosas son bien diferentes, ya no existe una división tan marcada entre judíos y gentiles. El pueblo de Dios se ha extendido cruzando transversalmente todas las razas de la tierra, hoy su pueblo se llama iglesia, y todo esto por la obra pionera de aquel siervo que obedeció fielmente a su llamado y realizó una obra que tuvo su epicentro allá en Antioquía.


    ¿Quiénes son los gentiles en la actualidad?

    Ya lejos de cuestiones políticas, geográficas y religiosas afirmamos que el pueblo de Dios en la actualidad es LA IGLESIA. Entonces, ¿Quiénes son los gentiles?

    Si en la actualidad Dios llamara nuevamente a Pablo, y si me lo permite, haciendo un paralelismo, me pregunto: ¿A quienes le predicaría? O, dicho de otra manera, ¿Quienes recibirían con mayor entusiasmo su mensaje?

    No sería una locura pensar que Pablo hoy sería nuevamente repudiado por "su pueblo", tal como lo fue en aquel entonces. ¿Lo recibiríamos en nuestros templos?, ¿Lo aceptaríamos en nuestras ciudades?.

    En este paralelo con la historia tiene sentido pensar que hallaría mayor aceptación entre los "gentiles" modernos, que son aquellos que están fuera de toda estructura evangélica, aquellos que tienen fe en cualquier cosa que le viene a la mano y que a la vez evidencian la necesidad de recibir un mensaje que transforme sus vidas. Los gentiles ya no somos nosotros.

    Citando a Pablo, "ojalá me tolerasen un poco de locura", y me dejaran pensar que si Dios levantara hoy un "Pablo" donde peor lo recibiríamos sería en nuestros templos, y que por ende no pasaría demasiado tiempo allí, quizás ni siquiera se sentiría a gusto y como si fuera poco discutiría con nosotros tratando de doblegar nuestras fortalezas religiosas. 

    En fin, creo que Pablo rápidamente se daría cuenta de que en el contexto de la iglesia actual correría riesgos de no poder cumplir acabadamente su ministerio, poniendo su propia vida en juego o bien siendo víctima de la exaltación desmedida del hombre.

    En Conclusión

    Iglesia, si hoy un Pablo fuese levantado entre nosotros, no vendría con palabras lisonjeras, vendría a confrontarnos con nuestra realidad. Estamos a tiempo de reconsiderar y replantear algunas cosas.

    Iglesia si crees que los "enviados" son solo para consumo propio entonces estarás mirando con un solo ojo el sentido real del llamamiento de aquellos apóstoles pioneros.

    Si hoy decides ignorar que un ministerio de proyección apostólica, si bien es dado para edificación, su efecto real debería verse entre los gentiles, es decir, de puertas para afuera, entonces estarás ignorando el sentir de Dios.

    Iglesia si no haces una autocrítica y reconoces que los apóstoles que hoy promueves y aplaudes no tienen mucho que ver con aquellos que en su propio círculo fueron repudiados, entonces nuevamente estarás generando cargos y puestos de elite en tu seno.

    Iglesia, si hoy Dios levantara al apóstol Pablo no podrías retenerlo en seminarios, congresos o reuniones apostólicas, porque el estaría muy ocupado llevándole el evangelio a los gentiles.

  • ¡ESTOY CANSADO!

    COMPARTO CON LOS LECTORES DEL BLOG ESTA EXPRESIÓN REALIZADA POR EL

    PASTOR CHUY OLIVARES DE MEXICO, ENTIENDO QUE NO ES UN ESCRITO MEDITADO

    SINO LA MAS VIVA E EXPRESIÓN DE UN CORAZÓN HASTIADO DE TODO LO QUE SUCEDE

    EN LO QUE ACTUALMENTE LLAMAMOS IGLESIA Y QUE EN MUCHOS CASOS DISTA BASTANTE

    DE SERLO.

    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------

    images.jpeg¡Me cansé! Entiendo que el mundo evangélico no admite que un pastor confiese su cansancio.
    Conozco muchos pasajes de la Biblia que prometen restaurar a los inválidos. Comprendo que el
    profeta Isaías enseña que Dios restaura las fuerzas de aquel que ha perdido el vigor. También se
    que Jesús da alivio a los cansados. Por eso, ya me preparo para las censuras de aquellos que van a
    escandalizarse con mi confesión y considerarán que soy un derrotista. Sin embargo, no puedo
    disimular: me encuentro exhausto.

    No, no me cansé de Dios o de mi vocación. Continúo entusiasmado con lo que hago; amo a Dios,
    como también amo a mi familia y a mis amigos. Permanezco esperanzado. Mi agotamiento tiene
    otras fuentes.

    Me cansa el discurso repetitivo y absurdo de aquellos que mercadean con la Palabra de Dios. Ya no
    aguanto más que se tomen versículos sacados del Antiguo Testamento, que se aplicaban a Israel,
    para vender ilusiones a quienes llenan las iglesias buscando alivio. Esa posibilidad mágica de
    revertir una realidad cruel me destruye, porque sé que es pura propaganda engañosa.

    Me cansé de los programas radiales donde los pastores no anuncian más los verdaderos contenidos
    del evangelio; de la llamada T.V. "Cristiana", que vende los milagros por 70 dólares al mes, y porque
    gastan el tiempo alardeando las virtudes de sus propias instituciones.

    Causa hastío saber de las infinitas campañas y reuniones de oración, todas con el propósito
    exclusivo de abarrotar sus templos. Considero a los amuletos evangélicos cosas horribles.

    Me cansé de tener que estar explicando la abismal diferencia que existe entre la verdadera fe
    bíblica y las creencias populares supersticiosas.

    No aguanto más cultos para atar demonios o para quebrar las maldiciones que están sobre México
    y sobre el mundo.

    Me cansa la aburrida repetición de las teologías sin base bíblica. Estoy cansado de oír "No juzguéis, para que no seáis juzgados".

    Estoy cansado de que los predicadores les pongan bozal a las ovejas y que les digan "No toquéis al Ungido de Jehová" 

    Me cansan los estereotipos pentecostales. Que doloroso es observarlos: sin una nueva visitación
    del Espíritu Santo, buscan crear ambientes espirituales con gritos y manifestaciones emocionales.

    No hay nada más desolador que un culto pentecostal con una coreografía cuidadosa, pero sin
    vitalidad espiritual el ruido los gritos y el desorden no son espiritualidad.

    Me cansé, incluso, de los chistes contados por los propios pentecostales sobre los dones espirituales.

    Me cansé de escuchar historias sobre evangelistas extranjeros que vienen a soplar sobre las
    multitudes. Me dejan desanimado porque sé que provocan a las personas a "caer bajo el poder el
    Dios" para sacar fotografías o grabar el acontecimiento y después hacer fortunas en sus países de
    origen.

    Me cansan las preguntas que me hacen sobre la conducta cristiana y el legalismo. Recibo todos los
    días varios mensajes electrónicos de personas que me preguntan si pueden beber vino, usar
    piercing, hacerse tatuajes, danzar, caer en "el espíritu", "reírse santamente" recibir tratamiento con
    acupuntura, etc. La lista es enorme y parece inacabable. Me cansa esa mentalidad pequeña, que no
    sale de las insignificancias, que no concibe un ejercicio espiritual más noble; que no piensan en los
    grandes temas. Me cansa la gente que necesita bozales, que no sabe ser libre y no logra caminar
    con principios. Considero intolerable convivir con aquellos que se conforman a una existencia bajo
    el dominio de la ley y no del amor.

    Me cansan los libros de escritores norteamericanos evangélicos traducidos al español. No tanto por
    las traducciones mal realizadas, tampoco por los ejemplos tomados del golf o del béisbol, que nada
    tienen que ver con nuestra realidad.

    Me cansan los paquetes prefabricados y el pragmatismo.

    Ya no aguanto más libros con diez leyes o veintiún pasos para cualquier cosa, ¿Super cristianos en 40
    días?, todos estos best sellers solo han venido a mostrar la verdadera condición de la
    iglesia…….¡¡¡¡¡¡¡¡ANOREXIA ESPIRITUAL!!!!!!!! No logro entender como una iglesia necesita copiar
    los ejemplos del Norte, donde la abundancia es tanta que los profetas NO denuncian el pecado de
    la complacencia entre los creyentes.

    Me cansé de tener que opinar si estoy de acuerdo o no con un nuevo modelo de iglecrecimiento copiado
    de la mercadotecnia secular y que está siendo adoptado EN EL MUNDO ENTERO.

    Me cansa la falta de belleza artística de los evangélicos. Hace poco tiempo fui a ver un show de
    música evangélica, sólo para salir de allí devastado. La música era mediocre, la poesía ordinaria, y lo
    peor, se percibía el interés comercial tras el evento.

    Me cansa tener que explicar que no todos los pastores son ambiciosos y que las iglesias no existen
    para enriquecer a su liderazgo. Tengo que demostrar que nuestra iglesia no tiene ninguna deuda
    impaga, que no es rica y que vivimos con un presupuesto ajustado. No existe nada más extenuante
    que ser obligado a demostrar, a familiares y amigos no evangélicos, que aquel último escándalo del
    periódico no representa a la gran mayoría de los pastores que viven dignamente.

    Me cansan las vanidades religiosas. Es agobiante observar a los líderes que adoran cargos, posiciones y títulos, 

    EL LIDERAZGO ESTÁ ENFERMO DE "APOSTOLITIS"AGUDA. Desprecio los acuerdos políticos que arreglan
    las elecciones para los altos puestos denominacionales.

    Me cansé de las vanidades académicas, con las maestrías y los doctorados que solo enriquecen los currículos
    y generan una tonta soberbia.

    No soporto escuchar que otro más se autoproclamó "PROFETA" y "APOSTOL".
    Sé que estoy cansado, sin embargo, no permitiré que mi cansancio me vuelva indiferente. Decidí
    luchar para no atrofiar mi corazón.
    Por eso, elijo no participar de una máquina religiosa que fabrica íconos.
    No me pelearé por los primeros lugares en las fiestas solemnes patrocinadas por gente importante.
    Jamás ofreceré mi nombre para componer la lista de oradores de cualquier conferencia DONDE SE
    COBRE LA ENTRADA
    . Renuncio a querer adornar mi nombre con títulos de cualquier especie. No
    deseo ganar aplausos de auditorios famosos.

    Buscaré la convivencia de OTROS GRUPOS CRISTIANOS QUE NO TENGAN ESPIRITU DE
    PLATAFORMA
    , preferiré comer con los amigos más queridos. Mi refugio será al lado de personas
    simples, pues quiero aprender a valorar los momentos sencillos de la vida.

    Deseo meditar otras veces delante de la puesta del sol para, en silencio, agradecer a Dios por su
    fidelidad. Quiero volver a orar en lo secreto de mi cuarto y a leer las Escrituras como una carta de
    amor de mi Padre.

    Es posible que otros se encuentren tan cansados como yo. Si ese es tu caso, te invito a cambiar de
    agenda; romper con las estructuras religiosas que absorben las energías; volver al primer amor.
    Jesús afirmó que de nada sirve ganar el mundo entero y perder el alma. ¡Todavía hay tiempo de
    salvar la nuestra!

    Pastor Chuy Olivares
    Casa de Oración, Guadalajara, México Viernes 12 de septiembre de 2008

    -- 
    Llenando la Tierra de su Gloria...

  • OIR ALGO NUEVO

    Pentecostes.jpgBase Bíblica Hechos 17:22-31 

    Pablo aguardaba en el corazón de Grecia que sus amigos Silas y Timoteo se reuniesen con el para continuar así con la predicación del evangelio.  Mientras tanto el predicaba en las sinagogas y en las plazas.

    Unos filósofos epicúreos se acercaron y disputaban con el, aunque quizás el motivo real era escuchar las nuevas enseñanzas sobre de un dios desconocido.   Estos tomaron a Pablo y lo llevaron al Areópago.

    El Areópago era la institución más venerable de Atenas, y, a pesar de que ya no contaba con buena parte de sus antiguas facultades, seguía gozando de gran prestigio; y tenía jurisdicción especial en asuntos de moral y religión por lo que era natural que habiéndo surgido un “predicador de nuevos dioses” (V.18) fuese sometido a su arbitrio (Diccionario Bíblico Certeza). 

    Alguno se apresuraría a comparar esta situación con la que tuvo que atravesar el Señor Jesús cuando fue llevado a comparecer ante el sumo sacerdote en los momentos previos a la crucifixión. Pero nada está mas lejos de la realidad. 

    En este caso el interés no era juzgarle, a los atenienses no les interesaba otra cosa mas que oir algo nuevo (v.21). El único motivo por el cual le habían traído allí era para oir su "Novedosa enseñanza", y la máxima condena que Pablo podría recibir era la burla generalizada.

    Rápidamente repasamos la secuencia de los hechos 

    Pablo puesto en pié en medio y utilizando palabras cordiales reconoció cuán religiosos eran los atenienses, como si fuera una cualidad digna de exaltar pero todos sabemos que en realidad Pablo estaba enardecido por la idolatría de éstos (V.16),  quizás consideró que era necesario destacar esta apertura espiritual con el fin de captar la atención y así exponer la totalidad de su mensaje. 

    En su discurso Pablo avanza un paso mas y se apropia de un altar que ellos tenían dedicado al “dios no conocido” afirmando que este era el Dios contenido en su mensaje.  Que cosa sería mejor para un desesperado por oir cosas nuevas que alguien venga a presentarles al dios que habían venerado hasta ahora en ignorancia.   Personalmente imagino que en ese momento los sabios griegos estarían frotandose las manos al pensar que estaban a minutos de descrubrir "lo nuevo". 

    Además de Zeus, Hera, Hefesto, Artemis, Hécate, Apolo, Atenea, Hades, Poseídon, Ares, y ahora poseerían "la novedad". 

    Meditemos acerca de la situación en la que Pablo se encontraba. 

    ¿Cómo hacer para penetrar con el mensaje del evangelio verdadero a una cultura politeísta que tiene dioses para todas las necesidades?


    ¿Podría hablarles de un Dios que prospera teniendo ellos un "dios" que se encargaba de sus asuntos financieros? 

    ¿Podría presentarles a un Dios que da trabajos dignos cuando ellos ya conocían al "dios" del trabajo y el comercio? 

    ¿Era lógico presentarles un Dios que da salud cuando ellos creían en una "deidad" que le había enseñado el arte de la medicina a los humanos? 

    Ni siquiera alcanzaba con un dios que conoce el futuro ya que ellos veneraban a "Apolos" de quien decían que podía otorgar el don de la profecía a aquellos mortales que amaba. 

    Ni el amor, ni el dinero, ni la salud, ni dones especiales sorprenderían a aquellos atenienses.

    Pablo tenía que presentarles al verdadero Dios que está por encima de todas esas cuestiones y que está mas interesado en el corazón del hombre mas que en llenar sus bolsillos.

    Nos preguntamos:


    ¿Cuanto de Grecia hay en la sociedad de hoy? ¿Cuanto de Grecia hay en los cristianos actuales? y... ¿Cuantos "dioses" estamos presentándoles a las personas?  Uno predica la prosperidad, el otro la sanidad, otro los ministerios mas importantes.


    El único Dios acerca del cual Pablo podía predicarles era "aquel no conocido", dandonos a entender que teniendo el conocimiento solo de algunas añadiduras no nos da la garantía de que le conozcamos a EL. 

    El Dios del cual Pablo comienza a predicarles es el Dios que HOY debe ser anunciado, y no es el que solo se queda en la promesa de prosperidad, de sanidad o de ministerios, es aquel que primero manda que todos los hombres en todo lugar se ARREPIENTAN. Es aquel que nos habla de que un día juzgará al mundo con justicia a través de Cristo a quien resucitó de los muertos.  

    Obviamente, ante tal mensaje, la burla de la mayoría no se hizo esperar, pero no importa porque también leemos la siguiente afirmación, "MAS ALGUNOS CREYERON".

    Termino con esto:

    Iglesia, no se detrás de que cosas andas, este es otro llamado a centrarnos en Aquel que quiere ser dejar de ser un "desconocido" en nuestra vida y nuestros cultos para pasar a ser el centro de tu vida, de tu culto y de tu predicación.

    Asi sea.

    Gustavo Furnier