Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

  • MEDRAN

    “Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.” (2ª Cor. 2:17) RVA

    Ciertamente no somos nosotros como la mayoría que negocian con la Palabra de Dios. ¡No!, antes bien, con sinceridad y como de parte de Dios y delante de Dios hablamos en Cristo. (2ª Cor. 2:17) LBDJ


    “medran” (kapeleu):

    1) Ser un minorista, un vendedor
    2) Hacer dinero vendiendo algo
    3) Obtener una ganancia sórdida mediante un trato, hacer algo a cambio de una ganancia innoble
    4) Comerciar con la palabra de Dios
    5) Tratar de obtener una ganancia innoble enseñando verdades divinas

  • EFECTO GIEZI

     

    card2.jpg

     

    Esta tarjeta de presentación la encontré tirada en el piso. Quizás podría decir que la encontré simplemente, pero quiero ser exacto en la transmisión de la información porque creo que estas cosas ejemplifican el estado actual de muchos sectores de la iglesia.

    Llegamos al punto en el que se necesitan de estas tarjetas baratas para aseverar lo que somos ¿Qué?... “Apóstol”, “Profeta”, “Pastor Presidente”, etc, etc, etc.

    Realmente la calamidad nos acecha, ¿Tendremos una remota idea de lo que significó para aquellos primeros cristianos ser lo que fueron? ¿Podría alguno de estos “tarjeteros de moda” ponerse a la altura de aquellos? Y no precisamente por la grandeza sino por todo lo contrario, la humildad.

    No tengo intenciones de agraviar a nadie por eso preservo los datos personales. Simplemente compartir con los lectores mi estupor por estas cosas que suceden.

    Para finalizar comparto brevemente un fragmento del libro “Harán mercadería de vosotros” escrito por Michael Clark & George Davis, (a quienes no conozco), el fragmento se titula “El Efecto Giezi”


    El efecto Gezi

    Yo, Michael, recibí recientemente una invitación a una próxima conferencia. Para asistir, tenías que pagar $ 45 en la entrada. Un antiguo amigo era uno de los conferenciantes invitados y las personas que lo organizaban eran antiguos amigos de la iglesia. Esta es la carta que esperaba que les hiciera recuperar el sentido:

    “Aunque me gustaría muchísimo ver a mi amigo_________ de nuevo, no puedo prostituir su don pagando por verle y por recibir de él, por lo que supongo que tendré que pasar sin esto. Por favor, salúdenlo de nuestra parte.”

    Esto es en parte la razón por la que no puedo ministrar al estilo de cómo se hace en la iglesia americana hoy día.

    Cuando el Espíritu comenzó a moverse en mí en lo profético, me advirtió que no fuera detrás de ninguna ganancia mundana por el uso de Sus dones o terminaría como Gezi, el siervo de Eliseo (lee 2ª Reyes 5)

    Me temo que mi ardiente llamado a estos viejos amigos cayó en oídos sordos. ¿Oiremos las advertencias de Jesús o acabaremos como la esposa de Lot?

  • EL NUEVO PACTO REVELADO

    ESTE ES UN FRAGMENTO DEL CAPITULO 9 DEL LIBRO "EL NUEVO PACTO REVELADO" ESCRITO POR DAVID WILKERSON.

    SI QUIERES PUEDES BAJARTE EL CAPITULO ENTERO EN FORMATO WORD. 

    EL NUEVO PACTO DESTRUYE LAS FORTALEZAS SATANICAS.doc

    35_Pastor-David-Wilkerson.gif

    UNA CARTA

    Nuestro ministerio observa el cumplimiento de la profecía de Miqueas en muchas de las cartas que recibimos. Una mujer nos escribió lo siguiente: «Hermano David, mi iglesia crece numéricamente pero está muriéndose espiritualmente. Nuestro pastor predicó alguna vez mensajes ungidos con el poder y la autoridad del Espíritu Santo. Sin embargo, quedó de alguna forma atrapado en un nuevo evangelio contemporáneo que incluye ahora representaciones dramáticas y sermoncillos de esos, cortos e inofensivos. Regresó de uno de esos congresos todo cambiado. Desde entonces, la meta en nuestra iglesia ha sido no ofender a los visitantes que cruzan por nuestras puertas. «Nuestro pastor ya nunca menciona la palabra "pecado" desde el púlpito. En vez de eso, lee un mensaje de quince minutos que no es otra cosa que un evangelio superficial y muy ligero que recibió en el congreso al que asistió. Ahora participamos en un servicio de una hora que está muerto y seco. Todo el poder se fue. Estoy convencida de que debo irme de aquí porque muero de hambre. Pero, ¿a dónde voy? La mayoría de los lugares que he visitado están igual de muertos o solo se dedican a entretener a la gente».

    UNA LLAMADA

    Recibí una llamada de alguien que me contó una perturbadora historia acerca de un pastor de una iglesia contemporánea muy grande. Durante una reunión de adoración, el grupo de alabanza entonó una secuencia de cantos relacionados a la sangre de Cristo. Mientras el pastor escuchaba sentado, su cara se enrojeció. Luego del servicio, llamó al grupo de alabanza a su oficina y explotó en cólera, gritando:
    «Si vuelvo a escuchar un canto sobre la sangre otra vez, los despediré en ese mismo momento. Los que visitan esta iglesia no entienden qué es lo que significa la sangre, así que no vamos a ofenderlos al cantar acerca de ella».

    Estos dos reportes reflejan la profecía de Miqueas respecto a nuestros días: Hay una gran hambruna en la tierra. Sin embargo, a pesar de que estas multitudes están corriendo por todas partes en busca de comida espiritual, quienes verdaderamente anhelan la palabra de Dios son solo un remanente véase Miqueas 7:14, 18), Esto es tan cierto hoy como lo fue para el antiguo Israel. Pocos cristianos hoy día realmente están hambrientos de escuchar la palabra inmaculada del Señor. En vez de ello, la mayoría se engorda con las manzanas de Sodoma, alimentándose de la paja de evangelios pervertidos.

    Mi corazón se apaga por cada persona que ha sido engañada por los avivamientos sin espíritu o por un evangelio moderno sin sangre ni poder. Trágicamente, un día todas estas multitudes estarán delante del trono del juicio de Dios sin preparación alguna. Nunca han sido confrontadas con su pecado o escuchado una palabra convincente de verdad que produzca en ellos el carácter de Cristo. No se les ha dado nada sobre lo cual construir su casa espiritual, excepto madera, paja y rastrojo. Cuando sean llamados delante de la presencia de Jesús, todo lo que han construido sobre ese fundamento será consumido. Qué momento tan horrible será para ellos. Algunos pastores se ofenden profundamente cuando hablo de iglesias sin compromiso y de pastores que vuelven atrás. Sin embargo, creo que ningún ministro piadoso se ofendería por esta causa si él está predicando con la unción del Espíritu Santo. Quienes buscan a Dios y comparten la carga del Señor en la verdadera iglesia de Cristo tienen que estar de acuerdo conmigo: Solo hay un remanente que sigue aferrado a la predicación y principios bíblicos.

  • SATISFACCION

    aaalumnosolo.jpgGal 4:15 ¿Dónde, pues, está esa satisfacción que experimentabais?

    Los Gálatas eran tan humanos y tan cristianos como podemos ser nosotros hoy en día y quizás a través de este solo versículo quede expuesto el origen de muchas de las consecuencias que luego tuvieron que padecer.

    No tenemos que esforzarnos demasiado para reconocer que en los comienzos de cualquier cosa que hacemos el nivel de satisfacción está muy por encima que aquel que, con el paso del tiempo, experimentamos. Sean cuales fueren las razones, la tendencia es mirar con un sesgo de menosprecio a aquello que alguna vez tuvimos por valioso.

    Seguramente es parte de nuestro comportamiento humano y el ser cristianos, aparentemente, no nos exime de sucumbir en aquello que Pablo no dice pero si da por sobreentendido: LA INSATISFACCIÓN.

    Es evidente que la satisfacción o insatisfacción no tienen relación con Dios. Dios, el centro de nuestra fe y en quien creemos aún sin haberle visto no nos decepcionará jamás.

    Por lo cual debemos pensar entonces que la insatisfacción viene por otras causas en las cuales Dios no tiene absolutamente nada que ver. Ahí es donde debemos poner el foco y examinar nuestras vidas.

    ¿POR QUÉ PODEMOS SENTIRNOS INSATISFECHOS?

    Por todo esto enumero aquí solo algunas de las razones por las que, desde mi punto de vista, podemos sentirnos de esta manera:

    La manera en la que puedo (o no) ejercer mi ministerio.
    Las actividades rutinarias.
    La religiosidad.
    La forma de culto en mi iglesia local.
    Las relaciones personales.
    Las decepciones acumuladas.
    La soledad en el ministerio.
    La falta de responsabilidad en los demás.
    La falta de visión (profética) detrás de todo lo que hacemos.
    Los objetivos impuestos que generalmente son inalcanzables.
    La falta de claridad en los objetivos.
    El orgullo personal que me hace ver a los demás como en inferioridad.


    Etc, etc, etc. 

    Pero para cerrar el concepto.  
    Si el problema no es nuestra relación con Dios (deberíamos examinarla), entonces el problema es con nosotros y con nuestra forma de vida en Cristo.

    Debo saber que la insatisfacción nace y muere en mi mismo y que ella puede llevarme a terminar en la carne.

    Yo no he escrito esto para que a partir de hoy nos determinemos a nunca mas estar insatisfechos ¡NO!. 

    Lo que si quiero dejarte (y dejarme) es una especie de recordatorio, un llamado de atención, para que seamos sabios y decidamos vivir una vida en Cristo normal. Y para ello no tenemos que llamar la atención de Dios con grandes emprendimientos que mas tarde nos dejarán por el piso. 

    Termino con la otra parte del versículo:

    “Porque os doy testimonio de que si hubieseis podido, os hubierais sacado vuestros propios ojos para dármelos.”

    Dios no nos está pidiendo los ojos, ni nada de eso, el solo pide lo que dice en Miqueas 6:8 (harías bien en leerlo) y que te goces en El y solamente en EL.

    Creo que Dios está esperando ver un pueblo sincero que no necesite de fuentes externas de satisfacción, PORQUE EL ES NUESTRA SATISFACCIÓN.

     

    Gustavo Furnier