Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

  • FUEGO VIVO, VIENTO FRESCO (Parte 2)

    8061f4bea9bed82bcc0728c1996a8441.gif

    ENSEÑANZAS EXÓTICAS

    En una gran conferencia que se realizó un tiempo atrás, recibí una sorpresa cuando, entre sesiones, quedé sentado conversando de modo informal con unos cuantos de los otros oradores. La conversación desembocó en diversos temas candentes en la iglesia actual. Al rato empecé a preguntarme sobre qué religión estarían hablando.

    Un hombre dijo que era importante que todos los creyentes descubrieran si alguno de sus antepasados alguna vez había asistido a una sesión espiritista, incluso habiendo ocurrido muchos siglos atrás. A menos que se quitara esa "maldición generacional" no sería posible tener la expectativa de prosperar en nuestro andar cristiano. Incluso nuestros hijos y nietos seguirían estando en peligro, declaraba él. Imagínese ser salvo, una nueva creación en Cristo, "librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo" (Col. 1:13), ¡y sin embargo, de alguna manera, seguir estando bajo una maldición de Satanás!

    Pensé en los numerosos haitianos en el Brooklyn Tabernacle que han venido a Nueva York desde una tierra donde la religión principal es el vudú. Si la enseñanza de este hombre es verdad, dichos haitianos deberán ponerse a hacer muchos deberes para poder descubrir cuál de sus bisabuelas tuvo algún escarceo con el ocultismo, y luego dar los pasos necesarios para romper esta atadura de larga data.

    Me preguntaba por qué Pablo no había hablado sobre este tema con mayor claridad en sus cartas. En el primer siglo abundaba la hechicería. ¿Acaso los creyentes de Corinto, Galacia y Roma debieron explorar sus árboles genealógicos para descubrir rastros de algún maleficio?

    En una de las sesiones de enseñanza otro orador dijo: "Hay tres niveles de guerra espiritual: batallas con demonios comunes todos los días, enfrentamientos con el ocultismo tal como la astrología o la Nueva Era, y luego una guerra territorial a un nivel estratégico contra los espíritus a cargo de una región entera. Incluso el apóstol Pablo nunca llegó a comprender este tercer nivel ni ejerció este tipo de ministerio.''

    ¡Imagínelo, este astuto maestro trascendía al gran apóstol del Nuevo Testamento!

    No pude evitar preguntarme, ¿cuál es el nombre del demonio que está sobre Brooklyn? Los efectos de la maldad se evidencian bastante en cada esquina. ¿Sería posible que eliminara la maldad con sólo reprender el poder territorial sobre todo el municipio?

    ¿En qué lugar presenta el Nuevo Testamento esta estrategia? ¿Acaso Pedro ató el espíritu que estaba sobre Jopa o Cesárea? Pablo pasó tres años en Efeso, un centro de idolatría, sin embargo no se hace mención de que hubiera "atado al espíritu de la diosa Diana", cuyo templo en esa ciudad era una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. En Hechos 4, los apóstoles no preguntaron el nombre del espíritu maligno que estaba sobre Jerusalén.

    Carol y yo regresamos al hotel tristes y deprimidos. Qué trágico que hubiera ministros jóvenes apuntando con fervor todas estas enseñanzas exóticas con la vana esperanza de volver a sus iglesias en dificultades y despertarlas mediante técnicas y enseñanzas que no se encuentran ningún lugar de las Escrituras.

    No pude encontrar evidencia alguna de que estos predicadores estuvieran implementando sus conceptos a nivel de la iglesia local. Sus libros y grabaciones se vendían bien, pero me preguntaba por qué no habían venido a Brooklyn o a otros lugares oscuros para poner práctica sus enseñanzas.

    Me temo que lo que aquí tenemos es la obra “técnicos", "revisionistas" o "ideólogos" que sienten la necesidad de innovar, concebir novedades a fin de ayudar al avance del reino de Dios.

  • FUEGO VIVO, VIENTO FRESCO (Parte 1)

    68d90fa6bd37106657a9d63606ed8ba3.gifEn su libro "FUEGO VIVO, VIENTO FRESCO" el pastor Jim Cymbala,
    pastor de la Iglesia Brooklin Tabernacle por mas de 25 años,
    hace un recorrido por la historia de su iglesia.  
    Como desde un edificio destartalado en uno
    de los peores barrios de Estados Unidos Dios levantó
    lo que actualmente es este ministerio.  
    Con mas de 6.000 miembros y con un estupendo coro que llegó
    a ganar los premios Grammy.

    Es interesante lo que plantea en este libro, recomiendo su lectura.  
    Cuando lo compré pensé que sería la historia exitosa de 
    otro
    próspero pastor estadounidense
    , pero me sorprendió realmente
    porque a medida que avancé fuí atrapado por la lectura y
    encontré a una persona común a quien que Dios estaba usando, alguien que fue sorprendido
    por un llamado y había obedecido casi sin comprender lo que sucedería.  
    Alguien que da muy sabios consejos basados en la Palabra, sin caer en el exitismo actual.

    Conforme avance en la lectura el lector se encontrará con los siguientes capítulos:

    Capitulos titulados: 

    • El atractivo de lo novedoso
    • El atractivo del mercadeo
    • El atractivo de la doctrina sin poder  

    Han captado mi atención de manera especial.
    A medida que complete la lectura iré compartiendo por este medio 
    algunos fragmentos. 

    Aqui comparto el comienzo del capítulo "El atractivo de lo novedoso". 

    En el mundo de la publicidad, cada redactor publicitario conoce el poder de dos
    palabras mágicas: "¡Gratis!" y "¡Nuevo!" Las vemos en el supermercado, en el
    periódico, en las carteleras. Y los consumidores responden.

    En la iglesia de hoy, caemos presa del atractivo de "¡Nuevo!" Al parecer, las antiguas
    verdades del evangelio no tienen suficiente espectacularidad. Nos inquieta descubrir
    la enseñanza o técnica más avanzada, grandiosa o novedosa. En particular nosotros,
    los pastores, parecemos estar a la búsqueda de un atajo o alguna nueva estrategia
    dinámica que encienda a nuestras iglesias.

    La oración de los creyentes primitivos que se registra en Hechos 4 destaca tres
    puntos fundamentales de los cuales estamos en peligro de alejarnos: "Concede a
    tus siervos ;ue con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano
    para que se hagan sanidades y señales y prodigios
    "

    Deseo investigar el primero de estos:
    "Concede a tus siervos que . . . hablen tu palabra".

    No había confusión alguna en la mente de los primeros cristianos en cuanto a qué
    proclamar. No había ninguna búsqueda de mensajes nuevos y originales. El evangelio
    sencillo que habían escuchado de Jesús su Señor se consideraba completamente
    adecuado.
     

  • ESPIRITU, ALMA Y CUERPO

    d2f5b6b847456b46e965be4a78da5abb.jpegTranscribo una reflexión escrita por William MacDonald en su libro: "De dia en dia" - 1985 - Ed. CLIE

    ..La división del alma y del espíritu. (Hebreos 4:12 LBLA) 

    Cuando la Biblia habla del hombre en su constitución tripartita, el orden siempre es espíritu, alma y cuerpo. 
    Pero cuando los hombres emplean estos términos, ponen en primer lugar el cuerpo, luego al alma y como último de
    todos el espíritu. El pecado ha invertido el orden divino.

    Las dos partes no materiales del ser del hombre son el espíritu y el alma.

    El espíritu habilita al hombre para que pueda comunicarse con Dios;
    el alma tiene que ver con sus pasiones y emociones.

    Aunque no nos es posible distinguir detalladamente entre el espíritu y el alma, sí podemos y debemos aprender a distinguir entre lo espiritual y lo terrenal.

    ¿En qué consiste lo espiritual? Es la predicación que exalta a Cristo, la oración que elevamos a Dios por medio de Cristo Jesús en el poder del Espíritu Santo. El servicio motivado por el amor a Dios y potenciado por el Espíritu, la adoración en espíritu y en verdad.

    ¿Qué es lo del alma? La predicación que dirige la atención al hombre, a su oratoria, a su ingenio y a su presencia dominante. Las oraciones mecánicas que no involucran al corazón sino que están calculadas para crear una impresión en los demás. El servicio por nombramiento propio, realizado por recompensa monetaria o que emplea métodos carnales. La adoración que gira en torno a ayudas materiales y visibles y no depende de las realidades espirituales invisibles.

    ¿Qué tiene que ver la Iglesia de Dios con grandes edificios, vidrieras de colores, vestiduras eclesiásticas, títulos honoríficos, velas, incienso y toda esa ostentación? O viéndolo más de cerca: ¿qué tiene que ver la verdadera Iglesia con los esfuerzos publicitarios que se hacen por todas partes para levantar fondos, el uso de recursos efectistas, payasos y otros trucos de captura, con el culto a la personalidad y espectáculos musicales, como si así se debiera evangelizar?

    Basta con ojear los anuncios de los campamentos y campañas de verano de los evangélicos para ver qué mundanos hemos llegado a ser.
    Pablo distingue entre el servicio que es oro, plata y piedras preciosas y aquel que es madera, heno y hojarasca (1 Co. 3:12).

    Todo lo que es espiritual resistirá el fuego del juicio penetrante de Dios, pero todo lo que es carnal y mundano será consumido en llamas.

  • CONGREGARSE

    dffb82d24881b6c5faf527cd79443312.jpgUn cristiano escribió una carta al editor de un periódico quejándose de que ya no tenía sentido el ir a la iglesia cada Domingo.

    “He asistido fielmente por más de 30 años, escribió el hombre, y durante todo este tiempo he escuchado a más de 3,000 sermones. Pero la verdad es que no puedo recordar ni uno solo.
    Así que, pienso que estoy malgastando mi tiempo….y creo que el pastor también está malgastando su tiempo en predicarlos."


    Esto dio inicio a una verdadera controversia en la columna de “Cartas al Editor”, algo que hizo que el editor estuviera, por supuesto, bien contento.

    Siguió por unas semanas hasta que alguien escribió lo siguiente:

    Estoy casado por más de 30 años. En todo este tiempo mi esposa me ha preparado unas 32,000 comidas. Pero la verdad es que no puedo recordar el menú de ninguna de estas comidas. Pero una cosa reconozco, cada comida me nutrió y me dio la fuerza que necesitaba para seguir fielmente en mi trabajo".

    Si mi esposa no me hubiera preparado cada una de estas comidas, yo no estaría presente hoy.

    El periódico nunca recibió más cartas sobre ese asunto.

    "Los labios del justo apacientan a muchos, Mas los necios mueren por falta de entendimiento”.
    Proverbios 10:21


    Podremos tener mil y una razones para no congregarnos, pero la verdad es que necesitamos de la comunión con el Cuerpo de Cristo, el cual está integrado por cada hijo e hija de Dios.

    Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.
    Hechos 2:42

    Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.

    1ra Juan 1:3 

    Extraído de: elquemesostiene.blogspot.com 

  • NO VIVIR EN VANO

    El camino de grandeza no es sólo para adictos al éxito. He hablado mucho en cuanto a la toma de decisiones y los métodos, pero al acabar de escribir este libro, lleno de ideas lejanas y sabiduría antigua, siento una necesidad personal de experimentar estas diez grandes ideas más que de limitarme a convertirme en un mejor pastor o líder. Deseo más que éxito en la sala de juntas o en la clase. Deseo vivir una vida auténtica. Es una necesidad que expresaba Henry David Thoreau en Walden cuando dijo que quería reducir su vida a su esencia de manera que cuando llegara al final no despertara y descubriera que no había vivido.


    Mi sentido de urgencia, mi deseo de tomar decisiones que importen, que intensifiquen mi vida y las vidas de otros para la mayor gloria de Dios, procede en parte de un temor a que gran parte de mi vida se invierta en ir a la deriva en medio de la niebla gris de la inactividad y la falta de vida. Procede de un temor de que en mis cuarenta y tantos años de vida en este planeta pueda haber vivido verdaderamente sólo la mitad de ese tiempo. Es un temor descrito bien por Timoteo Bascom:


    No estoy satisfecho con la calidad de mi vida. Sí, me siento cómodo, mejor que la inmensa mayoría de seres humanos. Pero no estoy satisfecho. Pasan días enteros, en ocasiones semanas, y parecen perdidos. Eso me vuelve loco. Se me ha dado un número determinado de años, quizá setenta y cinco, ochenta y cinco si tengo suerte, pero gran parte de ese tiempo parece perderse en la niebla. Cuando estoy haciendo algo, temo que miraré atrás y descubriré que he vivido sólo veinte años. Que el resto fue sólo pasar el rato, como un rehén encadenado y con los ojos tapados, esperando.


    En cierta ocasión dijo Thoreau:


    El día amanece para aquel que está despierto.


    Tenía razón. Necesitamos grandes ideas para despertarnos de nuestra inactividad mental y espiritual.


    Mark Shaw
    en 10 Grandes ideas de la historia de la Iglesia.
    editado por CLIE





  • SIMONÍA

    Hechos 8:19

    Cuando vio Simón (el mago) que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo.
    Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.


    38594b6cf88a37c5e400cc198875726e.jpegEn su libro “De día en día”, William MacDonald, explica la palabra SIMONÍA y la define como la acción o la intención de comprar o vender deliberadamente cosas espirituales.

    Esta misma definición aunque con algo mas de amplitud usted la puede encontrar en el Diccionario de la Real Academia Española (http://www.rae.es).

    Es importante destacar que no se habla de ella a menudo y que con muy poca frecuencia la encontraremos en escritos cristianos, quizás esta es la primera vez que usted tenga contacto con ella.

    Resulta casi obvio explicar que la palabra simonía tiene su origen en la actitud que tuvo Simón el mago en el versículo que abre este comentario, éste maravillado por lo que hacían los apóstoles pretendió darle un valor monetario a lo que era un don de Dios.

    Esta palabra se utiliza en el ámbito religioso para describir tanto la acción o intención de adquirir un don espiritual mediante un pago como también por el ofrecer el ejercicio de un don obteniendo algún rédito por ello.
    William MacDonald, aclara en su comentario que existe suficiente fundamento bíblico que respalda a quienes son llamados a vivir del evangelio y que es justo que el obrero sea digno de su salario, pero este no es el punto, sabemos bien donde se encuentra el límite. Y sabemos, (como ya lo afirmaba el autor en el año 1985), que el mundo cristiano de hoy se encuentra plagado de “simonía”.

    Cantantes, predicadores, profetas, escritores, apóstoles, forman parte de la triste y conocida lista, pero en Hebreos 11 encontramos una lista de personas cuya característica principal no fueron los beneficios materiales alcanzados por profesar el evangelio, sino mas bien encontramos que dice:

    (v36-39) Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles.
    Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.
    Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido;


    Termino con este fragmento:

    “Si el dinero pudiera de alguna manera eliminarse de la así llamada obra cristiana, mucho de esto se detendría de inmediato. Pero aún quedaría siervos fieles del Señor que proseguirían hasta agotar la última pizca de su fuerza”.


    Basado en un comentario publicado en “De día en día”, William MacDonald, Editorial CLIE.