Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

perdon

  • 7 PREGUNTAS DE JESUS

    preguntas,jesus,sanidad,duda,incredulidad,temor,perdon,preocupacion,pensamientosPreocupación, necesidad, temor, duda, los pensamientos, el perdón y la sanidad... para todo el Señor Jesús tiene una respuesta y nos invita a encontrarla a través de ciertas preguntas que encontramos en los evangelios.

    Leer más ...

  • HABITAR

    Generalmente asociamos la parábola del Hijo Pródigo con el amor de Dios y el deseo de perdonarnos una vez que nos arrepentimos de nuestros pecados. Pero hay una perspectiva muy interesante en esta historia que no es la que reluce a simple vista. Esta perspectiva consiste en la intensa necesidad de aquel hijo por retornar y habitar en la casa de su padre.

    Leer más ...

  • ¿PONER LA OTRA MEJILLA?



    (Extraido de “Don’t forgive too soon” - Sheila, Denis y Mathew Linn – Paulist Press)

    Quizás uno de los textos bíblicos menos populares es el pasaje clásico del perdón en Mateo 5:38-42:

    Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente" Pero yo les digo:
    No resistas al que te haga algún mal; al contrario, si alguien te pega en la mejilla derecha, ofrécele también la otra. Si alguien te demanda y te quiere quitar la camisa, déjale que se lleve también tu capa. Si te obligan a llevar una carga una milla, llévala dos.
    En este texto, pareciera que Jesús dice que perdonar significa dejar que nos peguen en dos mejillas en vez de en una sola, y permitir que no solo se lleven nuestras camisa, traje y abrigo sino también nuestra camiseta y calzoncillo!. Durante años hemos resentido este pasaje. Obedecerlo parecía una vía segura para terminar siendo una alfombrita pasiva para que todo el mundo se limpie sus pies. Mucha gente ha compartido que tiene este tipo de sentimientos. Psicólogos concuerdan en que sufrir abusos pasivamente es dañino para uno. Pareciera que hay algo mal en la comprensión del pasaje de Mateo 5:38-42. Pero lo cierto es que las palabras de Jesús probablemente quieren decir lo opuesto de lo que normalmente pensamos. En Mateo 5:38-42, Jesús nos invita a un perdonar, lejos de ser pasivo y auto-abusivo, resiste el mal, mantiene nuestra dignidad e invita al que nos hirió a recapacitar sobre su propia dignidad activamente.

    Ofrecer la otra mejilla
    Analicemos “... si alguien te pega en la mejilla derecha, ofrécele también la otra. Por qué Jesús especifica la mejilla derecha? En los tiempos de Jesús, la mano izquierda solo se usaba para tareas sucias. Entonces, si un amo le debía pegar a su esclavo, le debía pegar con su mano derecha. Si uno se fija, no se puede pegar un puñetazo con la mano derecha en la mejilla derecha a alguien que está de frente. Solo se puede pegar con la parte de atrás de la mano. En los tiempos de Jesús, pegar con la parte de atrás de la mano era un gesto muy particular; este gesto era usado por gente en una posición de mayor poder sobre otra en una de menor poder. El mensaje era: "Recordá tu lugar.. debajo de mí". Si uno se pone en el lugar del esclavo y hace lo que dice la escritura (ofrecer la mejilla izquierda) y tu amo debe usar la mano derecha, ya no puede pegarte con la parte de atrás de la mano nuevamente. Si te pega de vuelta, usará el puño. Pegarle a otro con el puño era un gesto usado solo entre personas de igual posición. De esa manera, ofreciendo la otra mejilla, has reclamado tu dignidad y comunicado que no aceptas ser humillado. También has invitado a tu amo a reclamar su verdadera dignidad examinando la mentira con la que vive "de que un ser humano es mejor que otro”.

    Entrega tu ropa interior también
    Lo que sigue del pasaje dice: "Si alguien te demanda y te quiere quitar la camisa, déjale que se lleve también tu capa.". Nuevamente nos tenemos que situar en los tiempos de Jesús. Este pasaje ocurre en una corte. Cuando un hombre pobre no podía pagar sus deudas, se le quitaban todas sus tierras y posesiones y perdía todo menos lo que tenía puesto. Si entregaba tu camisa, ropa interior de aquel entonces, quedaba desnudo lo cual era tan escandaloso como hoy en día pero no tanto como lo era mirar a otra persona desnuda. De esa manera, entregando lo último que tenés, hace que el demandante experimente la humillación que quería hacerte sufrir.
    Una vez más, has recuperado tu dignidad y sin violencia. Es más, le has ofrecido a tu opresor una oportunidad para convertirse.

    Llévala dos
    El pasaje continúa con "Si te obligan a llevar carga una milla, llévala dos.". En los tiempos de Jesús, en Palestina, los soldados romanos podían requerir que los habitantes locales carguen su carga pero solo una milla. El habitante no se podía negar a cargarla pero si excedía la milla, el soldado mismo podía ser castigado. Si un soldado te obliga a cargar su carga, al llegar a la milla seguí alegremente. El soldado romano quedará totalmente confundido y será castigado. Una vez más has ganado tu dignidad rechazando comportarte como una víctima y eligiendo tu respuesta. Todo sin usar la violencia ni involucrándose en su ciclo.

    Encontrá una manera no violenta y creativa para resistir
    Jesús nos dice que no tomemos ojo por ojo, es decir, pegar de vuelta y devolver la violencia. En vez cuando alguien intenta humillarnos o abusar de nosotros, Jesús nos invita a encontrar una manera creativa y no violenta para resistir y recuperar nuestra dignidad. Hasta en situaciones de injusticia que no podemos cambiar del todo, podemos, por lo menos, mantener nuestro poder de elegir nuestra respuesta en vez de ser víctimas pasivas.
    Perdonar significa que renunciamos a la venganza y desquite, pero no significa un consentir pasivo con el abuso.