Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

apostol

  • GENTILES

    Saulo de Tarso fue llamado para la difícil la labor de pregonar y padecer por el evangelio, (Hechos 9:16), si bien no estuvo físicamente con Jesús, su encuentro con El fue tan tremendo que cambió radicalmente su vida y sus aspiraciones. Fue por medio de ese encuentro que Saulo se convirtió en el Pablo que hoy todos conocemos y admiramos. 

    Su llamamiento fue claro y consistía en llevar el evangelio en presencia de los gentiles, de los reyes, y de los hijos de Israel (Hechos 9:15).

    Hoy en día cuando consideramos su despliegue comprendemos que cumplió perfectamente cada una de las fases de su ministerio. Pero hay algo que realmente podemos destacar de su obra y es el hecho de haber llevado el mensaje del evangelio a un pueblo gentil, aquellos que por naturaleza estaban excluidos de esa honra.

    Corinto, Galacia, Tesalónica, Filipos, Colosas, entre otros nos dan cuenta de la poderosa obra evangelística que este gran hombre de Dios realizó a favor de aquellos que no provenían de raíces judías.

    Sabemos que cada vez que Pablo arribaba a una ciudad inmediatamente buscaba una sinagoga y cuenta la Palabra que allí discutía por semanas con ellos, en la mayoría de los casos la concurrencia quedaba dividida, pero de una manera u otra quienes eran "su pueblo", los de su propia "sangre" lo rechazaban, lo apedreaban y en muchos casos lo expulsaban de sus ciudades, mientras que algunos gentiles creían.

    Hoy las cosas son bien diferentes, ya no existe una división tan marcada entre judíos y gentiles. El pueblo de Dios se ha extendido cruzando transversalmente todas las razas de la tierra, hoy su pueblo se llama iglesia, y todo esto por la obra pionera de aquel siervo que obedeció fielmente a su llamado y realizó una obra que tuvo su epicentro allá en Antioquía.


    ¿Quiénes son los gentiles en la actualidad?

    Ya lejos de cuestiones políticas, geográficas y religiosas afirmamos que el pueblo de Dios en la actualidad es LA IGLESIA. Entonces, ¿Quiénes son los gentiles?

    Si en la actualidad Dios llamara nuevamente a Pablo, y si me lo permite, haciendo un paralelismo, me pregunto: ¿A quienes le predicaría? O, dicho de otra manera, ¿Quienes recibirían con mayor entusiasmo su mensaje?

    No sería una locura pensar que Pablo hoy sería nuevamente repudiado por "su pueblo", tal como lo fue en aquel entonces. ¿Lo recibiríamos en nuestros templos?, ¿Lo aceptaríamos en nuestras ciudades?.

    En este paralelo con la historia tiene sentido pensar que hallaría mayor aceptación entre los "gentiles" modernos, que son aquellos que están fuera de toda estructura evangélica, aquellos que tienen fe en cualquier cosa que le viene a la mano y que a la vez evidencian la necesidad de recibir un mensaje que transforme sus vidas. Los gentiles ya no somos nosotros.

    Citando a Pablo, "ojalá me tolerasen un poco de locura", y me dejaran pensar que si Dios levantara hoy un "Pablo" donde peor lo recibiríamos sería en nuestros templos, y que por ende no pasaría demasiado tiempo allí, quizás ni siquiera se sentiría a gusto y como si fuera poco discutiría con nosotros tratando de doblegar nuestras fortalezas religiosas. 

    En fin, creo que Pablo rápidamente se daría cuenta de que en el contexto de la iglesia actual correría riesgos de no poder cumplir acabadamente su ministerio, poniendo su propia vida en juego o bien siendo víctima de la exaltación desmedida del hombre.

    En Conclusión

    Iglesia, si hoy un Pablo fuese levantado entre nosotros, no vendría con palabras lisonjeras, vendría a confrontarnos con nuestra realidad. Estamos a tiempo de reconsiderar y replantear algunas cosas.

    Iglesia si crees que los "enviados" son solo para consumo propio entonces estarás mirando con un solo ojo el sentido real del llamamiento de aquellos apóstoles pioneros.

    Si hoy decides ignorar que un ministerio de proyección apostólica, si bien es dado para edificación, su efecto real debería verse entre los gentiles, es decir, de puertas para afuera, entonces estarás ignorando el sentir de Dios.

    Iglesia si no haces una autocrítica y reconoces que los apóstoles que hoy promueves y aplaudes no tienen mucho que ver con aquellos que en su propio círculo fueron repudiados, entonces nuevamente estarás generando cargos y puestos de elite en tu seno.

    Iglesia, si hoy Dios levantara al apóstol Pablo no podrías retenerlo en seminarios, congresos o reuniones apostólicas, porque el estaría muy ocupado llevándole el evangelio a los gentiles.

  • PABLO, APOSTOL

    En su comentario de la Carta de Pablo a los Gálatas, Martín Lutero 
    introduce al capítulo 1 haciendo referencia al apostolado de Pablo, 
    y entre otras cosas dice que apostol significa enviado, tal como la
    mayoría ya sabe hoy en día, y a esto agrega lo siguiente: 

    "Más importancia que esto tiene el hecho de que «apóstol» es un título modesto, pero -cosa que es de admirar-
    a la vez también elevado y venerable, un nombre que expresa notable humildad aparejada con grandeza. La humildad radica en que el apóstol es un enviado, con lo que se pone de manifiesto que está en relación de dependencia, servidumbre y obediencia, y se excluye además que alguien se deje seducir por este nombre como
    por un título honorífico, para depositar en él su confianza y gloriarse en él. Antes bien, el apóstol, por el mismo nombre de su oficio como «enviado», debe sentirse dirigido inmediatamente hacia el que lo envía y de quien
    procede la majestad y prominencia del enviado y siervo que hacen que éste sea recibido con reverencia.
    ¡Cuán distinta es la situación en nuestros días en que los nombres de «apostolado», «episcopado» y otros
    llegaron a significar paulatinamente no un servicio sino una dignidad y autoridad!
    A tales personas Cristo les
    da en Juan 10 (v. 8) el nombre opuesto: en vez de «enviados» los llama «hombres que vinieron», en otras
    palabras, más claras aún, «ladrones y salteadores», por cuanto en lugar de traer la palabra del que los envía
    con el encargo de apacentar con ella a las ovejas, no buscan sino su propio beneficio en aras del cual sacrifican
    a las ovejas. «Todos los que vinieron», dice Cristo, esto es, todos los que no fueron enviados, «son ladrones y salteadores»."

    Luego añade: 

    "Lo mismo expresa el apóstol en Romanos 10 (v. 15): «¿Cómo predicarán si no fueron enviados?» ¡Oh, que
    también en el siglo nuestro los pastores y dirigentes del pueblo cristiano tomaran bien a pechos estas
    enseñanzas! En efecto: ¿quién puede predicar a menos que sea un apóstol (un enviado)? ¿Quién empero es
    un apóstol sino el que trae la palabra de Dios? Y ¿quién puede traer la palabra de Dios sino aquel que ha
    prestado oídos a Dios? Pero al que se viene con enseñanzas de su propia cosecha, o extraídas de leyes y
    decretos humanos, o basadas en la sabiduría de los filósofos ¿puede llamarse a éste un apóstol? De ninguna manera, sino que es un hombre que viene por cuenta propia, un ladrón, un salteador, un destructor y asesino
    de las almas."

     

  • LA PAZ Y LOS CARISMAS

    medium_2.gifPosiblemente algunas de las páginas más oscuras en la historia del cristianismo se hayan escrito a causa de los conflictos y cismas que se crearon alrededor de los carismas. Celos, orgullo, divisiones y confusión son algunas de las pasiones que en el pasado y en el presente ha despertado el tema de los dones.

    Ya desde el principio, el apóstol Pablo tuvo que lidiar con iglesias como la de Corinto, donde no podían ponerse de acuerdo sobre qué dones sí, qué dones no, cuáles los importantes y cuáles los prescindibles.

    Cuando José recibe una hermosa capa como regalo de su padre, despierta inmediatamente los celos y odios de sus hermanos. Más tarde José recibe un carisma altamente valorado por la cultura de su época: sabe interpretar los sueños. Ese es un don que José utiliza para provecho de todos, sin conflictos ni divisionismos. ¿Cómo es posible que la paz y los carismas convivan pacíficamente en una misma comunidad?

    En primer lugar a José nunca se le subieron los humos; fácilmente podría haber alardeado de semejante capacidad o subestimar la incompetencia de los sabios egipcios. No lo hizo.

    Además, siempre tuvo claro que aquella aptitud era un regalo de Dios para la gloria de Dios y no un resultado de su propio esfuerzo para su propia gloria. Por último, aquel don no sólo fue útil para su propia edificación, sino que trajo salvación a toda una nación.

    Caminemos este día en el fruto de la paz utilizando los dones que el Señor nos dio para su gloria, en humildad y en beneficio de otros.

    por Jorge Galli
    http://www.eireneargentina.com.ar

  • REBELDIA?

    medium_hombre_ira.jpgUn antiguo pueblo que continuamente era sometido por el Rey de Persia se dispuso a reedificar el templo de su Dios, mas allá de lo que representaba ese templo para esa nación, quizás también era una forma de declarar: “Podrán quitarnos la libertad pero no la fe”.
    Para dicha obra dedicaron lo mejor de su gente y sus máximos esfuerzos.

    Sus enemigos, al ver esto, comenzaron a desplegar un sin numero de estrategias para desalentar a los que edificaban con el fin último de detener la obra.

    Pero todos sus intentos fueron infructuosos.

    Aún así no se dieron por vencidos y pasado algún tiempo alguien tuvo una maravillosa idea.

    - Debemos convencer al Rey de Persia que los que edifican el templo son “rebeldes y malos”, dijo.

    A los demás les pareció buena la idea y la pusieron en práctica, al oír esto, el Rey no dudó y mediante un edicto real, el mismo ordenó que la obra se detuviera inmediatamente.

    La historia continúa pero en este punto vale hacerse la siguiente pregunta:

    ¿Por qué esta última estrategia logro su cometido y no así las otras?

    Sabemos que todo hombre que tiene algún tipo de autoridad siente temor ante cualquier rumor de sedición. Pero lo sucedido demuestra también que la manera mas sencilla de abortar cualquier iniciativa es poniéndole la etiqueta de “Rebelde”.

    Pero, ¿Estas personas eran realmente rebeldes?
    ¿Podrían ser considerados de esa manera solo por edificar el templo de su Dios?

    Por supuesto que no pero esto es lo que vemos hoy en día en todas las esferas de la sociedad y nosotros que somos gente de fe, (y lo que mas nos preocupa), es que también esto sucede en el seno de la iglesia.

    Rebelde es el que se rebela pero también suele llevar este título aquel que piensa diferente.

    Habitualmente las personas que ostentan algún tipo de poder creen que están facultados para decidir quien es rebelde y quien no y conscientes o no terminan victimizando a aquellos que toman la iniciativa.

    Parece ilógico que haya alguien que se incomode al ver que otro se propone hacer algo diferente, pero sabemos que a menudo la pasividad de los poderosos, (por no decir la inaptitud ), queda expuesta solo porque alguien con iniciativa se levanta a su lado.

    Estos “rebeldes” son en realidad visionarios, soñadores, gente diferente que sabe que lo mejor está por delante. Se distinguen del resto porque “reside en ellos” la capacidad de aportar soluciones que modifiquen la realidad actual, llevándola a mejores condiciones. Pero los verdaderos rebeldes son movidos por la ira, el rechazo desmesurado, la falta de raciocinio en sus acciones y su actitud está lejos de ser un aporte positivo.

    Mi sugerencia para el lector es, nunca tildes a alguien de “rebelde” solo porque no comprendes lo que está haciendo, quizás no lo compartas, es probable que en principio no lo apruebes, pero de todos modos no lo tomes como una afrenta personal, deja que siga adelante, no seas tu quien aborte iniciativas de progreso. Recuerda que, de todos modos, a estos “rebeldes” no los podrás detener, serán una espina en tu talón, una estaca en tu costado simplemente porque son visionarios y aman los desafíos.

    La historia narrada al comienzo tiene un final feliz, el templo fue construido y posteriormente inaugurado varios años mas tarde. Aquel Rey ya no estaba en el trono y los principales del pueblo se presentaron ante el sucesor quien, al no encontrar impedimentos para que esa obra se llevara a cabo, no solo que aprobó su continuidad sino que financió todos los gastos.
    Dos visiones diferentes de una misma realidad.

    Ahora, si tu has sido tildado de “rebelde”, tienes que evaluar que es lo que te motivó a hacer lo que hiciste, si notas que hubo en ti algo de enojo y solo querías destruir por el solo hecho de destruir, quédate quieto, tu aporte en esas condiciones no solucionará nada. Pero si el motor de tus iniciativas proviene del querer ver mejor las cosas, tienes claridad hacia donde vas y quieres edificar, aunque de otra manera, sigue adelante, serás incomprendido por un tiempo pero al fin inaugurarás una nueva realidad y habrá fiesta.

    Recuerda la rebeldía no es una cuestión de pensamientos, es una cuestión de actitud.

    Siempre podrás pensar diferente pero lo que debes cuidar es tu actitud.
    Por supuesto que te será difícil caminar al lado de personas que piensan diferente, en ese caso siempre será mejor hacerse a un lado, continuar en desacuerdo con aquellos que encarnan una visión diferente solo traerá problemas a largo plazo.

    Para ese caso escuchamos el Consejo Supremo que emite esta pregunta: ¿Andarán dos juntos si no estuvieren de acuerdo?

    Gustavo Furnier

  • EL MENTOR

    medium_mentor.jpegSegún la Odisea de Homero, cuando el rey Odiseo se fue a pelear a la guerra de Troya dejó a su hijo Telémaco en manos de un sabio anciano llamado Mentor.

    Mentor tenía a su cargo la tarea de enseñar sabiduría al joven.

    Más de 2.000 años después de Homero, un erudito y teólogo francés de nombre François Fénelon adaptó la historia de Telémaco en una novela titulada Télémaque.

    En ella ensanchó el carácter de Mentor.

    Poco después, la palabra mentor llegó a significar «tutor sabio y responsable», una persona con experiencia que aconseja, guía, enseña, inspira, desafía, corrige y sirve de ejemplo.

    2da Timoteo 2:2 describe lo que es ser un mentor espiritual, y la Biblia nos da muchos ejemplos.

    Timoteo tenía a Pablo;

    Marcos, a Bernabé;

    Josué tenía a Moisés

    Eliseo, a Elías.

    HOY

    ¿Quién va a trabajar con los nuevos cristianos y a amarlos?

    ¿Quién va a ayudarlos a crecer para que sean espiritualmente firmes?

    ¿Quién va a alentarlos, guiarlos y darles el ejemplo de la verdad?

    ¿Quién va a llamar a los creyentes jóvenes a que rindan cuentas y a colaborar con Dios para contribuir a moldear su carácter?

    ¿Te vas a convertir en alguien a quien Dios pueda usar para impartir sabiduría y ayudar a los demás a crecer hacia la madurez?

    David Roper
    DIOS NOS ENSEÑA PARA QUE PODAMOS ENSEÑAR A LOS DEMÁS.
    Tomado y adaptado de Nuestro Pan Diario, las citas bíblicas se transcriben de la Nueva Versión Internacional.