Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

LOGOS vs RHEMA

Pedro nunca caminó sobre las aguas por razón del logos, el cual provee información general acerca de Dios. Pedro demandó que Cristo le diera una palabra específica para él. Dijo:


"Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas" (Mateo 14:28)
Jesús contestó: "Ven"


La palabra que Jesús le dio a Pedro no era logos, sino rhema. Jesús dio una palabra específica, ven, a una persona específica, Pedro, en una ocasión específica, la tormenta.
Rhema trae fe.

La fe viene por el oír, por el oír de rhema.
Pedro nunca caminó sobre las aguas sólo por el conocimiento de Dios. Caminó porque recibió rhema.


La gente viene a la iglesia para ser entretenida. Escuchan un sermón enseguida son despedidos, sin tener un momento de tiempo para esperar delante del Señor. Se les da el logos, pero no el rhema. Por eso no ven milagros de Dios, y comienzan a dudar de su poder.


La gente debe venir al santuario, escuchar atentamente al predicador, y después esperar un tiempo delante del Señor. Pero como ellos no vienen para escuchar el mensaje, y luego esperar bastante tiempo ante la presencia del Señor hasta recibir el rhema entonces no reciben la fe que necesitan para solucionar sus problemas. Aunque vienen a la iglesia, nada sucede. Por eso empiezan a enfriarse y a perder la fe.
Otro de los problemas que sufren las iglesias en esta epoca es el de los ministros demasiado ocupados. Pasan horas y horas haciendo de electricista, carpintero, albañil, conserje, enfermero, ocupados en cien tareas diferentes.
Cuando llega el sábado se tumban por ahí, tratando de pensar en algún logos para predicar mañana por la mañana. Están tan cansados que no tienen tiempo de esperar delante del Señor. No tienen el tiempo de cambiar el pasto verde en blanca leche. Sus congregaciones comen pasto simplemente, pero no la rica leche de la Palabra. Este es un error muy grande.
Los laicos no son los enemigos del pastor. Son sus amigos. Como hicieron los apóstoles, el ministro debe concentrarse en la oración y el ministerio de la Palabra, Delegando cualquier otro trabajo en sus laicos, ancianos, diáconos, diaconisas y líderes.


Yo sigo esta norma en mi iglesia. No me permito subir a plataforma sin antes esperar delante del Señor y recibir el rhema. A veces mi paso toda la noche del sábado en oración. Durante el día oro: "Señor, mañana vendrá la gente con toda clase de problemas, malestares, enfermedades, dramas familiares, problemas de negocios - todos los tipos de problemas humanos que uno puede imaginarse.


Ellos vendrán, no sólo para recibir conocimientos generales acerca de ti, sino para recibir una solución real a sus problemas. Si yo no les doy una fe viviente rhema, entonces ellos volverán a sus casas sin haber solucionado ninguno de sus problemas. Yo necesito un mensaje específico, para una gente específica, en un tiempo específico.


Entonces espero hasta que el Señor me da el mensaje. Cuando subo a la plataforma marcho igual que un general, porque sé que el mensaje que voy a entregar tiene la unción del Espíritu Santo.
Después que predico viene la gente de mi congregación y me dice:


- Pastor, usted predicó exactamente la palabra que yo necesitaba. Tengo fe que mi problema se va a solucionar.


Esto ocurre así porque yo los he ayudado a recibir rhema.
Hermanos y hermanas, no estamos edificando en la iglesia un club de santos. Estamos tratando con asuntos de vida y muerte. Si el pastor no le provee rhema a su pueblo, entonces todo lo que tiene es un club religioso y social. Ya tenemos en el mundo clubes sociales tales como el Rotary y los Kiwanis, y otros de la misma naturaleza, y sus miembros pagan una especie de diezmo también.
Las iglesias que nosotros edificamos deben ser lugares donde la gente recibe soluciones de Dios. Recibe y ve milagros en su vida. Y puede obtener, no meramente un conocimiento intelectual sino un conocimiento experimental, real y vivo.
Pero para lograr este objetivo es necesario que el pastor reciba rhema primero.

Tomado del libro LA CUARTA DIMENSION (Dr. David Yonggi Cho)

Dejar un comentario

Optional