Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

RECAYERON

Hebreos 6:4-6 menciona que es imposible que los que gustaron de las bendiciones de Dios y recayeron, puedan ser renovados para arrepentimiento nuevamente.  ¿Qué significa esto?

Debemos saber que esa palabra “recayeron” no hace referencia al proceso de “pecado y arrepentimiento” que forma parte la vida y la lucha del creyente fiel y que no tiene relación con la práctica abierta del pecado. 

Recaer, en el sentido bíblico corresponde directamente a “apostatar

Es de nota que el autor de la carta a los Hebreos relaciona el tema de los “rudimentos doctrinales” con un estado potencial de apostasía.

Dado que esta es una de las señales de los últimos tiempos les comparto su significado para que sepamos discernir que personas que nos rodean.

Creo que será de mucha ayuda para saber dirigir nuestras oraciones, dado que en muchos casos Dios nos está librando de gente que no tiene intenciones de convertirse genuinamente a Cristo y nosotros aún seguimos insistiendo para que permanezcan en el “Camino”. 

APOSTASÍA

Significa «volverse atrás, recaer» (gr.).

Pablo fue acusado de enseñar a los judíos entre los gentiles a que apostataran de Moisés (Hechos 21:21).
Pablo enseñaba la libertad de la ley por la muerte de Cristo, y esto, para un judío rabínico estricto, constituiría apostasía, olvidando la promesa del Nuevo Pacto dada por el profeta Jeremías (Jer 31:31-34, etc.).

Esta misma palabra se usa en Tesalonicenses (2da Tes. 2:3), donde se enseña que el día del Señor no puede venir hasta que no venga «la apostasía» o abandono del cristianismo en relación con la manifestación del hombre de pecado. (Véase ANTICRISTO).

Con respecto a apostasía individual, se trata en pasajes como Hebreos (Heb 3:12; 10:26, 28), y en la Epístola de Judas. Hay también advertencias de que este tipo de apostasía se irá generalizando al ir finalizando la presente dispensación
(1 Timoteo 4:1-3).

Una apostasía implica necesariamente una posición de la que se puede caer, una profesión hecha que se abandona de una manera deliberada. No se trata de un cristiano que caiga en algún pecado, sino de un abandono definido del cristianismo por parte de un profesante no convertido, que no ha experimentado la regeneración de la conversión.
Lamentablemente, según las Escrituras, no existe esperanza alguna para tal estado.

Comentarios

  • no dicen nada

Los comentarios son cerrados