Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

¿SABES O CREES?

El evangelista San Juan relata la historia de la muerte y resurrección de Lázaro, amigo de Jesús.  Le invito a hacer una breve lectura del pasaje bíblico donde encontraremos una enseñanza que nos puede ayudar a afrontar nuestro diario vivir.

Marta, una de las hermanas de Lázaro, se acercó a Jesús y mantuvo el siguiente dialogo:

... Señor,  si hubieses estado aquí,  mi hermano no habría muerto.  Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios,  Dios te lo dará.

Jesús le dijo:  Tu hermano resucitará.

Marta le dijo:  Yo sé que resucitará en la resurrección,  en el día postrero.

Le dijo Jesús:  Yo soy la resurrección y la vida;  el que cree en mí,  aunque esté muerto,  vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí,  no morirá eternamente.  ¿Crees esto?

Le dijo:  Sí,  Señor;  yo he creído que tú eres el Cristo,  el Hijo de Dios,  que has venido al mundo.


La fe que tenía Marta al creer que la sola presencia de Jesús podría haber evitado la muerte de su hermano, es un aspecto importante de destacar. La fe resulta imprescindible para conducirnos sabiamente en este mundo en el que vivimos.

 
Aunque si leemos el resto del dialogo podemos ver que su fe en gran medida estaba basada en un conocimiento teórico de Jesucristo;  al menos dos veces Marta hace alusión a lo que ella sabe:
 
“Mas también sé...” y “Yo se que...”.

Eso debe llamarnos a la reflexión ya que la fe no debe ser razonada humanamente sino que es un don de Dios. Para creer debemos saber pero de ninguna manera la fe debe estar basada en el conocimiento previo de como Dios puede actuar sino que debe mantenernos en una actitud expectante para ser sorprendidos por su obrar.

Si seguimos en el diálogo, encontramos que Jesús afirma ser la "resurrección y la vida" luego le pregunta:  ¿CREES ESTO?

Sin duda alguna esta pregunta es una lanza que atravesó el corazón de Marta y confrontó su saber con el creer.

Mientras ella mencionaba cuanto sabía, Jesús le preguntaba: “¿Eres capaz de liberarte de cualquier limitación y simplemente Creer?”.  Es indispensable para llevar una vida espiritual sana que nuestra fe sea solamente “fe”.  

Comúnmente decimos que el saber no ocupa lugar pero vemos que existe el riesgo de que ocupe el lugar de la fe.  Necesitamos primordialmente creer.
 
De acuerdo a la  definición bíblica fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Que Dios nos ayude a encontrar gozo en la fe simple y sincera.

Gustavo Furnier



Comentarios

  • En la afirmación: La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve,

    Estamos muy cerca de llegar a conocer el pensamiento de Dios y aunque haya un abismo en el espacio que nos falta, haberlo logrado, por muy cerca o lejana que sea esta posibiliad, representa el camino más sublime que hemos pisado para acercarnos a nuestro creador, Jesucristo.

Los comentarios son cerrados