Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

VOLVER A LA PALABRA

1ra Timoteo 4:13
Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.

"Ocúpate en la Lectura": en este versículo de la carta a Timoteo, el Apostol Pablo utiliza la
palabra griega anagnosis (anaginosko) para referirse a la lectura y por extensión esta palabra
podría significar tambien "aprender de nuevo" ya que el prefijo griego "ana" en muchos casos se
utiliza para decir "de nuevo".

medium_Biblia_texto.jpg¿Pero que es lo que nos interesa rescatar de este sabio consejo que le da Pablo al jóven Timoteo?

La preponderancia que le da a la lectura, obviamente de la Palabra de Dios.

Pablo considerado como un perito-arquitecto en las cuestiones de la fe, sabía que para poder afirmar
una cosa era necesario echar un buen fundamento, y si prestamos atención, a la lectura le siguen
"la exhortación y la enseñanza" por lo que podemos comprender entonces que es en ese orden que se deben
dar las cosas.
No existirá la exhortación si la misma no esta basada en la lectura de la Palabra, mucho menos la enseñanza.

Es obvio y básico lo que estoy compartiendo pero creeme que por eso no es menos importante.

La lectura da la base solida para proceder a la exhortacion y la enseñanza.

En un tiempo donde los libros cristianos con titulos cada vez mas originales y mas "luminosos" llenan
los estantes de las librerias y por ende las bibliotecas de los fieles cabe preguntarnos si nosotros somos lo
suficientemente buenos lectores del mejor de los libros, la Biblia. Porque mientras el resto de los libros siguen
inclinándose reverencialmente hacia la interpretación y la vivencia de sus escritores, la Biblia permanece alli, en
un campo neutral a la espera de los lectores hambrientos, de los investigadores críticos, de los escudriñadores
perseverantes que extraerán la sustancia, es decir, los misterios que ella encierra y que estan listos para
ser revelados a los hijos de Dios.


Porque cuando necesites ESA palabra no te servirán los libros testimoniales que hayas leído ni te será útil lo que
que haya vivido algún escritor de reputación, sino que indefectiblemente necesitarás de aquello que hayas leído, aprendido y se te haya revelado de Aquel que es mas que un escritor, es tu Creador.


Recurramos a los libros, pero no si antes no hemos desarrollado un buen hábito de lectura de la Biblia.
De lo contrario podremos ser confundidos, adoptaremos conceptos que nunca elaboramos, seremos presa de hombres de gran elocuencia, y lo peor nuestra vida espiritual seguira dependiendo de la revelación que tengan otros hombres.

Es urgente iglesia, volvamos a la Palabra.

Gustavo Furnier

Comentarios

  • Muy interesante el punto de vista que nos traes aqui, creo que dara que pensar a bastantes personas porque hace reflexionar quieras que no.

Los comentarios son cerrados